Elena foto  

Elena de Mingo,
Asistente de SMO

El pasado 6 de Octubre tuvo lugar en los cines Proyecciones de Madrid una réplica de la 58th edición de los premios CANNES de publicidad y Addoor estuvo invitado. La verdadera gala tuvo lugar entre el 18 y el 25 de Junio en la localidad francesa donde los creativos españoles consiguieron traerse para casa, nada más y nada menos que 28 leones.

La gala fue organizada por CINESA con el objetivo de promocionar el cine como soporte para exhibir la publicidad y es que todos estamos de acuerdo en que es uno de los lugares más propicios para captar la atención del espectador. Este se encuentra relajado en su cómodo asiento con la sala a oscuras y con toda su atención centrada en la gran pantalla, por lo tanto, el impacto que podemos producir es mucho más grande que en otros soportes como TV o radio y el recuerdo permanece durante mucho más tiempo en la memoria del espectador.

La mecánica de la gala consistió en exhibir en la gran pantalla el ganador de la categoría y posteriormente el participante español que había obtenido premio en dicha sección. Hubo multitud de categorías: eficacia creativa, promo&activation, experiential marketing, guerrilla marketing, display, social media …Pero hablaré de los tres premios que más me impactaron y que, sin duda para mí, fueron acertados ganadores. Uno de ellos fue el anuncio de Spanair para su campaña de Navidad donde supieron dosificar la emotividad justa sin caer en lo dulzón y además con un presupuesto más que modesto, lo que nos lleva una vez más a la conclusión de que la idea es el motor fundamental de la publicidad.

Otro de los premios que maravilló fue una cartelería realizada para Amnistía Internacional y donde la máxima “Una imagen vale más que mil palabras” se concierte en una realidad, fue sin duda uno de los premios más aplaudidos de la noche.

Amnistia Cannes

Amnistia Cannes

Finalmente me gustaría destacar el espectacular anuncio que hicieron para Silestone donde se demuestra que la tecnología está cambiando el mundo de la publicidad para enriquecerlo y ganar así en credibilidad y espectacularidad. Gracias a las nuevas tecnologías los límites están cada vez más lejos y la publicidad se convierte en una experiencia vital.

Sin duda, estos premios son síntoma de la buena salud de la publicidad española y creo que es momento de agradecer a los anunciantes que en estos malos momentos económicos se atrevan e inviertan en publicidad y que de esta manera anunciantes y creativos vayan de la mano creando auténticas obras de arte para los sentidos.