Como la vivienda, la comida o la libertad de expresión, internet ya es un derecho fundamental en Finlandia. Así lo ha decidido el gobierno finlandés con una ley que garantiza 1 mega de banda ancha en cada uno de los 5,5 hogares del país a partir de 2010.

Al parecer, para el estado representa un gran ahorro en términos de gestión pagar la conexión y quitarse el problema de en medio, además del dinero que puede generar para la economía nacional el acceso a internet de toda la población, que favorecerá a los pequeños emprendedores.

Podéis leer más información en Yorokobu