Los vídeos online y su eficacia

Este verano nos han llegado los resultados de un estudio de Nielsen IAG y Microsoft Advertising que pone de manifiesto algo que en Addoor comprobamos cada vez que tenemos una campaña de vídeos: la gran eficacia publicitaria del formato vídeo en Internet.

Según este estudio, la publicidad en vídeos online da mejores resultados que las campañas en televisión. Para obtener los datos se estudiaron TV spots y vídeos online de 238 marcas, en total más de 951 anuncios durante un periodo de 18 meses. A la hora de evaluar si los anuncios en vídeos online eran memorables, se observó que el recuerdo general fue 19 puntos porcentuales más alto que en esos mismos anuncios emitidos en televisión. El recuerdo de marca registró 22 puntos más, con tasas del recuerdo del mensaje y de aceptación de 18 y 22 puntos porcentuales más altas respectivamente.

Según los autores del estudio, esto se debe a que está dirigida a un público mucho más receptivo en un entorno publicitario que permite posicionamiento exclusivo de contenidos, mensajes patrocinados en anuncios complementarios y publicidad en banners. También se explica con una atención más alta hacía el contenido, la novedad del formato y la corta duración del bloque publicitario en comparación con el de la TV.

Aún mejores resultados obtienen campañas que combinan publicidad en vídeos online con anuncios en la televisión. De ellos, los spots que estan re-utilizados en Internet desde la TV tienen más eficacia. Esto en parte se explica con el hecho de que los spots en television son mucho más elaborados, orientados hacía el usuario y previamente testeados. Otra de las posibles explicaciones, según Nielsen IAG y Microsoft Advertising es que los usuarios que ven programas de televisión en Internet todavía prefieren la naturaleza absorbente de los anuncios en televisión.

Sin embargo, el potencial económico de los vídeos online todavía no se optimiza suficientemente. El obstáculo más importante, según los autores del estudio, es la incapacidad de los grandes anunciantes de hacer una comparación directa entre los resultados de los TV spots y los spots en Internet. Desde Addoor, añadiríamos también un relativo desconocimiento del formato y en algunas ocasiones desconfianza hacía el contenido de la web donde se emite el vídeo.

Las compras online de los adolescentes vienen determinadas por la influencia social

Según el Pew Internet & American Life Project, durante el año 2009 cerca de la mitad de los usuarios adolescentes de internet compraron ropa, libros o música online. Esto representa un incremento del 17% en la penetración desde el año 2000.

En referente a lo que los adolescentes compran online y offline, el mayor gasto viene producido por compras en moda, generando un 22% del gasto total de los adolescentes, acessorios un 11% y calzado un 9%. La moda se corresponde con el 43% de los planes de gasto de los encuestados en Norteamerica para la primavera de 2010, según un estudio de Piper Jaffray.

La compra de moda se traduce para gran parte de los adolescentes en compras sociales, que buscan la aprobación de sus compras en hermanos o amigos cercanos. Los vendedores emplean herramientas innovadoras para hacer que la experiencia online sea lo más atractiva posible para los adolescentes.

Según el analista de eMarketer Jeffrey Grau, hay nuevas herramientas online que estan emergiendo y emulan la forma en que los jóvenes compran en las tiendas, algunas permiten que compren online y al instante reciban una opinión de sus amigos sobre la compra y otras les ayudan a combinar las prendas.

Fuente: Marketingdirecto

La delgada línea roja: del e-mail marketing al spam

Cuando la gente recibe emails publicitarios que no ha pedido ni tolerado conscientemente, el 98% bufa resignadamente y manda a la basura los papeles. De ese 2% restante que abre el correo, quizás la mayoría seamos publicistas con vocación forense, frente a un porcentaje reducidísimo, un resto, de gente que se interesa finalmente.

Pero nosotros abrimos el email, observamos lo torpemente que está redactado, la retórica trasnochada con que se dirigen a nosotros “como si nos conocieran de algo”, y frecuentemente, al ir a investigar el site del anunciante, nos echamos las manos a la cabeza: ¡Un buen microsite, una promoción estupenda, un producto señero, todo echado a perder por una mala práctica con el e-mail marketing!

En las últimas semanas, hemos recibido varias veces mensajes algunos de anunciantes que, seamos sinceros, no tienen la información necesaria como para saber qué están haciendo con su imagen sus agencias de publicidad. Estamos hablando de anunciantes grandes, marcas importantes dentro de su sector, multinacionales.

Uno de ellos ha creado una aplicación promocional bastante divertida, un juego de carreras muy bien diseñado y un poco adictivo, un logro creativo. El problema, es que su agencia creativa se ha salido del tiesto y se ha extralimitado en sus habilidades, y me ha pedido educada y almidonamente que juegue unas 10 veces.

¿Cuál es mi reacción como consumidor frente a esta repetición constante de frases como “Perdona mi intromisión pero te escribo porque hemos creado un juego…” Sus mensajes van a la papelera, y mi impresión acerca de los esfuerzos que hace la compañía por ofrecerme contenidos interesantes se convierte en cansancio: nunca iré a esa página.

Quizás el colmo de esta intrusiva campaña sea que estos mensajes me piden que “publique la nota en mi site o blog”, añadiendo después “si quieres.” Pongamos que alguien se toma la molestia de abrir el mail y leerlo, y publica la nota en su blog. Cuando lo vuelva a recibir varias veces, ¿qué hará? Lo borrará de su blog y escribirá otro post poniendo a caer de un burro a la empresa (en la mente del consumidor, anunciante y agencia frecuentemente se mezclan).

Esto ocurre porque una agencia no especializada en viral quiere que suene la flauta. El mecanismo de pedir a gente desconocida que publique en su blog un contenido repetido hasta la saciedad es tan rudimentario como contraproducente. Me imagino a los creativos tratando de redactar un texto que resulte simpático y lanzando luego oleadas de spam, y me entra la risa, sinceramente.

La delgada línea roja que separa el e-mail marketing del spam no es otra que la buena y la mala práctica. Una empresa publicitaria seria y eficaz debe tener bases de datos permanentemente actualizadas de gente que está en las listas voluntaria y conscientemente, targetizada temática y geográficamente, y ofrecer a los usuarios solamente aquello que les importe o pueda gustarles.

Y sobre todo… ¡no se le repite 20 veces ni se tiene la desfachatez de pedir que se haga eco de ello! Sinceramente, si no estuviéramos dentro del sector y no lo considerase un poco deseleal, os diría a qué campañas concretas me estoy refiriendo. Pero, ¿cuántos no lo sabréis ya, con las papeleras llenas hasta la bandera?

Hoy toca una ración de buenos virales

Este vídeo nos ha parecido sencillamente perfecto, publicitaria y viralmente. Una enorme coreografía real en el metro de Londres, que se propaga de manera que cada vez quedan menos espectadores reales. Al finalizar, los sorprendidos viajeros de metro están llamando por teléfono para contarlo.

El divertido presentador de Nissan Qashaqui Car Games

En España, el Product Placement con el personaje Marlo de la Hora Chanante, convertido en Stephen Kinkigard.

Y el inmortal Cálico Electrónico, otro ejemplo de perfecto product placement