Esta semana Wikileaks es otra vez noticia para los medios de comunicación. Julian Assange, el fundador del site que últimamente no deja de dar disgustos al Pentágono y que ha provocado un gran debate en la sociedad sobre que es lo ético en el periodismo, ha sido acusado por agresión sexual en Suecia.

Según PR noticias, el acusado ha negado los hechos y ha insinuado que podría tratarse de un complot del Pentágono para descreditarle. Los acontecimientos denunciados sucedieron supuestamente durante la visita de Assange a Suecia, invitado por el Partido Pirata sueco, organización a favor del libre intercambio de archivos en la red.

La “guerra” entre el portal y el Departamento de Defensa de Estados Unidos no es de ayer. Según el Pentágono, Wikileaks tiene las “manos manchados de sangre”, mientras que el fundador del portal por su parte afirma que ha recibido amenazas y teme por su vida.

¿Qué es Wikileaks?
Wikileaks (Wiki filtraciones en ingles) es una “wikipedia” donde se pueden publicar documentos o testimonios comprometedores sin desvelar la identidad del que los publica. Fue lanzado en 2006 y desde entonces ha publicado más de 1,2 millones de documentos, muchos de ellos de caracter muy “sensible”. Su fama mundial empezó desde que The New York Times, The Guardian y Der Spiegel publicaron a finales de julio la noticia de 76.000 archivos secretos del Pentágono relacionados con el conflicto afgano y citaron como fuente Wikileaks. En abril de este año, Wikileaks publicó un vídeo en el que se ve como soldados estadounidenses asesinan a un reportero de Reuters, a su ayudante y a nueve personas más.

Según los creadores de Wikileaks, su único afan es defender la libertad de información, algo que les ha garantizado el apoyo de las organizaciones que abogan por la transparencia y luchan por desvelar los trapos sucios de los Gobiernos. Sin embargo, se escuchan cada vez más voces que preguntan ¿Hasta que punto se puede llegar en el uso de la información?, “Es ético publicar toda clase de informaciones sin tener en cuenta las consecuencias?” El debate, tan antiguo como el periodismo, asume nuevas connotaciones en la era de Internet.

wikileaks