Si hay algo que siempre se salva de todas las crisis económicas, es la lotería de navidad y sus ganadores. En los malos tiempos los ciudadanos invierten en lotería con la esperanza de que la suerte de la vuelta a la tortilla y los convierta en millonarios con la “sencilla” operación de comprar el décimo premiado.

Un negocio tan fructífero como la lotería de navidad nos da algunas pistas sobre cómo invertir en formas de publicidad verdaderamente efectivas. Todos recordamos (no sé si con simpatía o con algo de miedito) al calvo del spot de hace unos años. La campaña fue una de las más exitosas del año, porque asoció la idea de la lotería navideña, por un lado, a la magia, y por otro a la felicidad.

Este año, la lotería ha estado muy presente en internet. El diario El País creó para su edición digital un widget que permitía a los usuarios comprobar sus décimos en la página web o en sus escritorios, con un diseño sencillo y eficaz.

El widget es la herramienta publicitaria por excelencia en 2009. Se ha afianzado, es seguro, de eficacia demostrada y genera en el consumidor un enganche real. Muchos usuarios los comparten en sus blogs, páginas y redes sociales. Aquí van algunos ejemplos de widgets que tuvieron un gran éxito en 2008:

Widget de Pepsi

Widget de Toyota

Widget de La leyenda de Santa Claus

Widget de Sage