La campaña de Nike en las vallas publicitarias del Metro de Madrid ha generado una oleada de comentarios de todo tipo y orientación en la red. Desde páginas de fans en Facebook burlándose de Cristiano Ronaldo y el slongan de Nike, hasta encendidas defensas por parte de aficionados al fútbol.

En el cartel, se ve al futbolista sin camiseta (porque, según se dice por la web, en el momento de la foto la camiseta pertenecía a Adidas), con los músculos en tensión, y dando un grito. El eslogan es lo que ha generado más reacciones: “Mis expectativas son mayores que las tuyas”. Una frase que, relacionada con alguien por quien el Real Madrid ha pagado la mayor cantidad de la historia del fútbol, no ha sido demasiado bien recibida.

Al margen de partidismos y consideraciones éticas sobre el sueldo de los futbolistas, querríamos analizar la campaña como lo que es: publicidad, es decir, atraer la atención de los clientes potenciales hacia una marca.

Visto que muchos de los “clientes potenciales” han reaccionado en sus blogs poniendo a caldo tanto a Nike como a Cristiano Ronaldo, la primera impresión puede ser que Nike haya metido la pata. Pero no lo vemos tan claro. Primero, la campaña está siendo provocativa, como ocurre con las de Calvin Klein o Dolce & Gabbana, en las que el elemento provocativo es el sexo.

Para los católicos más ortodoxos, (un grupo relativamente pequeño aunque con una voz más o menos notoria en el diálogo social) estas campañas son desagradables y molestas, pero ¿cuánta atención reciben después de ser censuradas? ¿Cuál es la idea que desprenden esas marcas con una imagen atractiva y provocativa? Quizás “cabrear” a unos pocos, sea finalmente un buen método de viralidad.

Nike lleva algunos años posicionándose como una marca exigente, para personas con las ideas claras y una gran confianza en el trabajo y la superación personal. Relacionarse con el futbolista más rico de la historia, aprovechar el físico marcado, e incluir una frase claramente provocativa, ha enfadado algunos. Pero Nike, finalmente, está reforzando la imagen que ha elegido.