El vínculo entre la publicidad y la privacidad de los usuarios cada vez están más ligados, sobre todo en internet a causa del behavioural advertising, una técnica basada en el comportamiento de los usuarios y cuyo valor añadido son las cookies.

Las cookies se consideran un elemento muy valioso que almacena información sobre las páginas que visita el internauta y en base a sus gustos y características el usuario recibe el impacto de la publicidad. A causa del crecimiento publicitario en internet estas estrategias cada vez cobran más importancia, y el terner conocimiento sobre el perfil del consumidor es clave para la planificación de las campañas.

Durante el primer semestre de 2010 en España, el sector publicitario en internet ha facturado 152 millones de euros, un 13,5% más que durante el mismo periodo durante el pasado año, así lo ha estimado Infoadex.

Internet se considera una herramienta importante para los anunciantes, ya que permite que la publicidad aparezca con la forma adecuada y en el contexto preciso. Esto es posible gracias al contextual targeting, anuncios en función de los contenidos, y el behavioural targeting, anuncios en función de las preferencias.

El Grupo de Trabajo del Artículo 29 ha aprobado un dictamen que limita la publicidad que se produce en la red. De esta forma, se exige a los proveedores de publicidad en internet basada en el comportamiento que tendrán que ajustarse a las normas comunitarias sobre privacidad. El punto clave será que los usuarios tengan que autorizar previamente la instalación de cookies en sus ordenadores. La fórmula anterior consistía en el sistema opt-out, que daba la opción a los usuarios de salirse o darse de baja, un modelo que las autoridades europeas consideran insuficiente.

Las asociaciones de publicidad online han iniciado una defensiva de sus intereses, con lo cual La Interactive Advertising Bureau (IAB) ha encabezado una campaña a favor de las cookies argumentando que son de vital importancia porque dan la posibilidad de ofrecer a los usuarios contenidos y publicidad de acuerdo a sus intereses.

Traugott declaró que las autoridades europeas proponen el consentimiento expreso del usuario, algo que puede hacer de la navegación un infierno añadio que los usuarios pueden controlar por si mismos las cookies. Según el director general de IAB Spain, Antonio Traugott, la UE no sólo pretende la preservación de la privacidad del usuario, sino frenar el desarrollo de la industria. Las autoridades europeas proponen el consentimiento expreso del usuario, algo que puede hacer de la navegación un infierno, declaró. Añadió, además, que los usuarios pueden controlar el uso de las cookies; puede ser el dueño. Y a esto quieren darle la vuelta y hacerlo mucho más restrictivo y que la obligación de que el usuario autorice su instalación.

La nueva normativa, que entrará en vigor en mayo de 2011 prevé también que las redes de publicidad y los editores de las páginas web informen de que tienen este tipo de publicidad de forma clara y que el usuario tendrá la posibilidad de darse de baja cuando considere.

Fuente: Marketingdirecto