Ayer comentábamos que en este periodo hay que lanzarse a afianzar el prestigio, porque los que sobrevivan con buena salud serán los líderes del mercado una vez pasado el bache.

Hoy vamos a tratar directamente una forma de potenciar el producto: el trato con los bloggers.

Los bloggers son una comunidad con un poder indiscutible en las opiniones de los consumidores. Se les llama influenciadores por esta razón. Su carisma y la confianza de sus lectores se basa en un principio pétreo del blogger: la libertad total. Ha habido casos en los que un blogger, al ser incordiado por una empresa que quería anunciarse con él, ha arremetido contra ella y le ha hecho un verdadero daño.

Bien, este poder negativo del blogger, puede ser todo lo contrario si el acercamiento se produce con el necesario Know How. Primero: aunque siempre hay manzanas podridas, un blogger no miente, no es sobornable, porque si miente o acepta un trato “sucio”, sus lectores perderán la confianza y lo abandonarán.

¿Cómo llegar entonces a este canal ventajoso 100% para el prestigio? Desprecian las notas de prensa, el aroma a corporatividad. ¿Es imposible? La respuesta es no.

Existen profesionales que saben cómo presentar a un blogger la información para que le resulte relevante, y que saben a qué bloggers presentar cada información, de manera que el autor la acepte y la enriquezca, y sus lectores reciban una información que les va a interesar.

La información adecuada en el blog adecuado va directamente al target de la empresa. Estas operaciones pueden conseguirse pero es totalmente desaconsejable intentarlo por uno mismo, sin contar con la experiencia y la diplomacia especial de quienes llevan años tratando con los bloggers.