La palabra puede dejarte un poco despistado pero es más común de lo que parece. El pleonasmo es una figura retórica que consiste en añadir palabras que no añaden nada al significado total pero dan a la frase una expresividad aparentemente mayor. Desde “lo vi con mis propios ojos” a “te lo vuelvo a repetir”.

¿Cuántos pleonasmos encontraré si leo notas de prensa de los departamentos de marketing? Centenares, porque las leo a diario y poco a poco he ido haciéndome preguntas sobre el lenguaje propio de esta rama. Ante todo, el pleonasmo no es necesariamente incorrecto, siempre que no se abuse de él. En marketing se intenta repetir o recalcar el concepto clave para que el lector entienda el mensaje sin esfuerzo.

Algunos pleonasmos curiosos que he encontrado, sin embargo, convertían el texto en algo farragoso y (una vez que hemos “aislado el virus” y lo vemos por todas partes) bastante gracioso. Unos ejemplos (sin citar al pecador): “Somos una empresa líder, lideramos el sector de los prefabricados”. “Nuestra amplia experiencia y nuestro aprendizaje acumulado posicionan a XXXX como expertos indiscutibles”. “Trabajamos en estructuras organizativas organizando…” “Nuestros blogs son 2.0”