Este verano nos han llegado los resultados de un estudio de Nielsen IAG y Microsoft Advertising que pone de manifiesto algo que en Addoor comprobamos cada vez que tenemos una campaña de vídeos: la gran eficacia publicitaria del formato vídeo en Internet.

Según este estudio, la publicidad en vídeos online da mejores resultados que las campañas en televisión. Para obtener los datos se estudiaron TV spots y vídeos online de 238 marcas, en total más de 951 anuncios durante un periodo de 18 meses. A la hora de evaluar si los anuncios en vídeos online eran memorables, se observó que el recuerdo general fue 19 puntos porcentuales más alto que en esos mismos anuncios emitidos en televisión. El recuerdo de marca registró 22 puntos más, con tasas del recuerdo del mensaje y de aceptación de 18 y 22 puntos porcentuales más altas respectivamente.

Según los autores del estudio, esto se debe a que está dirigida a un público mucho más receptivo en un entorno publicitario que permite posicionamiento exclusivo de contenidos, mensajes patrocinados en anuncios complementarios y publicidad en banners. También se explica con una atención más alta hacía el contenido, la novedad del formato y la corta duración del bloque publicitario en comparación con el de la TV.

Aún mejores resultados obtienen campañas que combinan publicidad en vídeos online con anuncios en la televisión. De ellos, los spots que estan re-utilizados en Internet desde la TV tienen más eficacia. Esto en parte se explica con el hecho de que los spots en television son mucho más elaborados, orientados hacía el usuario y previamente testeados. Otra de las posibles explicaciones, según Nielsen IAG y Microsoft Advertising es que los usuarios que ven programas de televisión en Internet todavía prefieren la naturaleza absorbente de los anuncios en televisión.

Sin embargo, el potencial económico de los vídeos online todavía no se optimiza suficientemente. El obstáculo más importante, según los autores del estudio, es la incapacidad de los grandes anunciantes de hacer una comparación directa entre los resultados de los TV spots y los spots en Internet. Desde Addoor, añadiríamos también un relativo desconocimiento del formato y en algunas ocasiones desconfianza hacía el contenido de la web donde se emite el vídeo.