Content-MKT

Cuando hablamos de marketing de contenido, solemos coincidir que el contenido que la marca crea tiene que aportar valor al usuario con el objetivo de fidelizar a los clientes que ya tiene y a atraer nuevos.

Se trata de dar algo interesante al usuario sin pedir nada a cambio y sin interrumpir, tal y como lo hacen la mayoría de las piezas de publicidad tradicional.

Así mismo, no hay que intentar a vender a primeras un producto o servicio, sino de generar confianza y credibilidad alrededor de la marca.

Existen muchos canales para la generación de contenidos de marca, desde la creación de un blog corporativo, redes sociales, White papers, newsletters hasta notas de prensa o menciones en sites de otros. La cuestión es cómo enfocar el tipo de contenido que damos a nuestro público. No hay una solución única, depende del tipo y del sector de cada marca pero a grandes escalas existen 2 maneras de producir contenido: a través de un gran evento o a pequeñas dosis, una voz continúa, accesible todo el tiempo.

Con el primer método las marcas conectan de inmediato con las grandes audiencias que ya están convocadas: conferencias, conciertos, eventos deportivos, etc y que permiten a las mismas entrar en una comunidad ya por si misma activa, conectar con audiencias que no son sus habituales y al mismo tiempo asociar a la marca con una causa externa. Normalmente se consigue atraer nuevos públicos. El problema surge cuando este trabajo no esté vinculado con una estrategia de fondo y “caiga en saco roto”.

El otro modo de generar contenido es seguir comunicando constantemente, día tras día con el público. La marca se convierte en un recurso de confianza y esto ayuda a mover su producto o servicio por el ciclo de la compra. Pero raramente ayuda a atraer nuevos públicos, no hay manera de fidelizar nuevos clientes.

Así que, ¿cuál es el camino correcto?: lo mejor sería una combinación de los 2. Utilizando solo a promociones relacionados con eventos dejará a la audiencia de la marca con “agujeros” entre evento y evento. Al mismo tiempo, actualizando únicamente el blog y las redes sociales aunque sea a diario, raramente generará ruido fuera de su círculo de influencia.

Cada marca necesita una estrategia adhoc pero la mayoría de ellas se beneficiarán de una combinación de los dos métodos para tener éxito con su contenido.

via ClickZ