Leemos en Marketing Directo un artículo llamado “Los artículos promocionales mejoran la tasa de respuesta“, donde dice que “los artículos promocionales y los regalos son elementos irremplazables para el marketing, tanto para atraer y fidelizar clientes como para mejorar las tasas de respuesta. Pero, ¿siguen siendo igual de válidos en un momento en el que la publicidad es cada vez más digital?”

Internet no es un mundo plano y 2-D. Está lleno de objetos, algunos incluso codiciados, caros, exclusivos, y otros de gusto y uso general. Desde un vídeo en youtube que alcanza un millón de visitas en una semana a una cuenta premium de Flickr, los objetos de valor en Internet son cada vez más entendidos. Las descargas de música y películas (por cauces legales o ilegales), el intercambio de archivos, el software gratuito o de pago… Internet es un mundo alternativo donde se puede hablar, pasear, comprar e incluso robar.

En marketing online, entonces, ¿dónde está el filón publicitario del regalo promocional? Las marcas tienen que generar contenidos. Un banner es similar a un folleto, y si es atractivo (y un banner en movimiento es infinitamente más poderoso que un simple folleto) puede atraer a la página a clientes potenciales. Sin embargo, pensando en objetos promocionales, es el widget el regalo que todos quieren tener.

Aquí van algunos ejemplos de widgets de éxito. Widget de Toyota. Widget de Uniqlock.