Según un estudio desarrollado por Ponemon Institute, el 75% de los anunciantes utiliza menos tácticas de behavioral targeting de lo que les gustaría, la causa principal es el temor a ser denunciados por el mal uso de los datos de los consumidores.

Alrededor del 90% de las compañías entrevistadas han reducido el uso del bahavioral targeting, a pesar de que cuando se utilizan las campañas online son un 50% más eficaces.

En Estados Unidos se ha intentado sacar durante el pasado año un programa de autorregulación. El programa incluye informar de forma correcta a los ciudadanos respecto a la privacidad de datos. Los anunciantes alegan que sus estrategias de targeting no llevan mala intención, y que lo único que se pretende es dar a los consumidores la publicidad que les interesa.

Los grupos que se muestran a favor de la protección de datos en internet no ven que lo único que se pretenda sea mostrar publicidad que interesa al consumidor. Por ello han realizado una petición al congreso de los Estados Unidos para que este tipo de estrategia publicitaria sea regulada más estrictamente. Entre las propuestas que más llaman la atención encontramos que las compañías sólo puedan utilizar sus datos durante 24 horas. Para poder usar los datos durante más tiempo necesitarán el permiso del usuario.

Fuente: Marketindirecto