Rodrigo Fernandez  

Rodrigo Fernández,
Ejecutivo Comercial Junior

Artículo sobre la evolución de la comunicación publicitaria en España y el futuro de las Redes Sociales

Era el año 2000, yo tenía 14 años. “Papá, quiero un teléfono móvil”, contestación: “¿Para qué? Yo no tengo móvil ¡ni falta que me hace!”. En aquel entonces mi padre pensaría que era una moda pasajera (y además que yo era un adolescente caprichoso), pero lo cierto es que el paso de los años, nos ha demostrado que fue una revolución, que ha cambiado nuestra forma de comunicarnos, en definitiva, ha cambiado nuestras vidas.

En el mundo de la comunicación, con la llegada de nuevos actores, es frecuente que surjan dudas, de su utilidad, de su efectividad, de su longevidad e incluso de sus peligros. Por eso debemos distinguir de lo que es una “moda” y lo que es un cambio.

En este sentido, las redes sociales, merecen una mención especial. Sin duda son uno de los actores más importantes en la comunicación de las nuevas generaciones. Bien es cierto que, sobre todo en sus inicios, han sido criticadas por la complejidad en el control de la privacidad, e incluso por temas tan delicados como la protección de los menores de edad. Pero lo cierto es que finalmente el éxito y la aceptación en España ha sido tal, que los grandes anunciantes han ido invirtiendo en el medio progresivamente (esperemos que cada vez más…).

Por eso, cuando alguien me pregunta si las redes sociales son ¿“moda pasajera” o “cambio real”?, yo les respondo con dos preguntas. ¿Qué sabes de mí? ¿Y, cómo te has enterado? El 90% de mis conocidos saben donde estuve de vacaciones porque lo vieron en mi Facebook. La mayoría de mis compañeros de trabajo saben la empresa dónde trabajaba antes por mi perfil de LinkedIn. Casi todos mis compañeros de equipo se enteraron que era del Atlético por mis comentarios en Twitter. Muchos de mis familiares vieron que me corté el pelo vía Whatsapp. Y el 100% de los usuarios de Foursquare sabe que me encanta cenar en Burguer King…

Seguro que en el futuro llegarán otras formas de comunicarse, y desde luego, las redes sociales pueden parecer más atractivas a unos sectores que a otros, pero lo que está claro es que NO ES UNA MODA PASAJERA. La comunicación avanza hacia “lo social”, y los anunciantes que no lo vean se irán quedando atrás. Es cierto que irán surgiendo cambios, evoluciones, integración en otros sistemas, pero será siempre en esta dirección.

No es que hayamos integrado en nuestras vidas Facebook o Twitter , es que estos nuevos escenarios han cambiado nuestra forma de comunicarnos, como pasó con el teléfono móvil que le pedía a mi padre con 14 años, como decía el primer spot del iPhone 4 “todo vuelve a cambiar. Otra vez”.