El 29% de los españoles acude a las redes sociales para informarse sobre productos electrónicos

Por medio de una encuesta online se ha llevado a cabo un estudio en Estados Unidos, Europa y Canadá. Según los principales datos del estudio The Why behind the buy de Ketchum Pleon Research Network el 29% de los españoles acude a las redes sociales para informarse en su decisión de compra de productos electrónicos, frente al 21% del resto de los países. Ésto demuestra la importancia de que las empresas comuniquen en redes sociales como Facebook, Twitter y MySpace.

En el estudio también se refleja el comportamiento del consumidor antes de llevar a cabo el proceso de compra de un producto. El 54% de los encuestados se apoya en expertos (bloggers, medios de comunicación, tiendas etc.), un 46% se guía por el cónyuge y un 37% se basa en el análisis de productos que se encuentran en los medios de comunicación tanto online como de prensa escrita.

Una parte del estudio está enfocada también hacia las razones de compra de los españoles a la hora de adquirir productos tecnológicos. Entre dichas razones podemos encontrar que un 26% quiere estar a la última con las tecnologías, un 23% para mantener el contacto con sus amigos de cualquier lugar del mundo, el 22% lo hace por capturar y transmitir sus vivencias, e incluso un 24% consideran el mundo tecnológico como la mejor manera para evadirse del estrés del día a día.

Siete de cada diez españoles consideran que las nuevas tecnologías han mejorado sus vidas cotidianas, un 47% considera que éstas mejoran sus relaciones con amigos y pareja, un 36% con compañeros del trabajo, y también con sus mascotas en un 11%.

Fuente: Marketingdirecto

Una sorpresa a golpe de click

Según un estudio que ha sido desarrollado en Alemania por el instituto de investigación de mercados Innofact. Los internautas introducen sus nombres con expectación para ver que información hay sobre ellos. Ocho de cada diez internautas confiesan haberse buscado a sí mismos en Google y dos tercios de los que así lo han hecho han encontrado información sobre sí mismos en el buscador.

El 28% de los mil usuarios de internet encuestados, tras hacer su búsqueda en Google encontró su dirección postal y sus números de teléfonos. El 27% solamente localizó información sobre actividades que desarrollan en su tiempo libre y el 22% fotografías.

También hubo una parte de los encuestados, concretamente un 21%, encontró detalles relacionados con su vida laboral, y un 17% localizó información académica.

Uno de los aspectos más relevantes que se extrajeron del estudio fue que el 34% de los internautas admitió que tras realizar la búsqueda en la red no encontró nada. El 42% concluyó en que los datos que se exponían en internet sobre ellos estaban obsoletos y 13% pensaba que lo datos encontrados habían desaparecido de la red hace tiempo.

También hubo un 7% de los encuestados que encontró información falsa sobre sí mismos y otro 7% que califico como desagradable la información que obtuvo.

Fuente. Marketingdirecto

Internet es el medio donde funcionan mejor las promociones

El marketing promocional ha encontrado en internet su lugar de mayor efectividad. Para los usuarios del medio resulta muy fácil y cómodo participar en concursos registrándose en la red, y la viralidad de estas promociones es bastante alta. De hecho hay páginas y blogs dedicados exclusivamente a informar de todas las convocatorias para sorteos, promociones y muestras.

La agencia de marketing Duplex ha realizado un estudio que arroja los siguientes datos: El 72% de los sorteos y promociones tienen participación por internet, y el 56% se anuncian por este medio. El correo postal sigue descendiendo, mientras que el uso del SMS y el teléfono se mantienen en la misma cifra mientras que la participación en caja disminuye considerablemente

Aunque los viajes y la electrónica siguen siendo los regalos preferidos por los anunciantes para sus promociones, usados en un 24 y un 19% de las promociones, es el dinero el tipo de regalo que más ha crecido, pasando de ser ofrecido en un 9% de las promociones de 2007 al 18% de 2008.

La delgada línea roja: del e-mail marketing al spam

Cuando la gente recibe emails publicitarios que no ha pedido ni tolerado conscientemente, el 98% bufa resignadamente y manda a la basura los papeles. De ese 2% restante que abre el correo, quizás la mayoría seamos publicistas con vocación forense, frente a un porcentaje reducidísimo, un resto, de gente que se interesa finalmente.

Pero nosotros abrimos el email, observamos lo torpemente que está redactado, la retórica trasnochada con que se dirigen a nosotros «como si nos conocieran de algo», y frecuentemente, al ir a investigar el site del anunciante, nos echamos las manos a la cabeza: ¡Un buen microsite, una promoción estupenda, un producto señero, todo echado a perder por una mala práctica con el e-mail marketing!

En las últimas semanas, hemos recibido varias veces mensajes algunos de anunciantes que, seamos sinceros, no tienen la información necesaria como para saber qué están haciendo con su imagen sus agencias de publicidad. Estamos hablando de anunciantes grandes, marcas importantes dentro de su sector, multinacionales.

Uno de ellos ha creado una aplicación promocional bastante divertida, un juego de carreras muy bien diseñado y un poco adictivo, un logro creativo. El problema, es que su agencia creativa se ha salido del tiesto y se ha extralimitado en sus habilidades, y me ha pedido educada y almidonamente que juegue unas 10 veces.

¿Cuál es mi reacción como consumidor frente a esta repetición constante de frases como «Perdona mi intromisión pero te escribo porque hemos creado un juego…» Sus mensajes van a la papelera, y mi impresión acerca de los esfuerzos que hace la compañía por ofrecerme contenidos interesantes se convierte en cansancio: nunca iré a esa página.

Quizás el colmo de esta intrusiva campaña sea que estos mensajes me piden que «publique la nota en mi site o blog», añadiendo después «si quieres.» Pongamos que alguien se toma la molestia de abrir el mail y leerlo, y publica la nota en su blog. Cuando lo vuelva a recibir varias veces, ¿qué hará? Lo borrará de su blog y escribirá otro post poniendo a caer de un burro a la empresa (en la mente del consumidor, anunciante y agencia frecuentemente se mezclan).

Esto ocurre porque una agencia no especializada en viral quiere que suene la flauta. El mecanismo de pedir a gente desconocida que publique en su blog un contenido repetido hasta la saciedad es tan rudimentario como contraproducente. Me imagino a los creativos tratando de redactar un texto que resulte simpático y lanzando luego oleadas de spam, y me entra la risa, sinceramente.

La delgada línea roja que separa el e-mail marketing del spam no es otra que la buena y la mala práctica. Una empresa publicitaria seria y eficaz debe tener bases de datos permanentemente actualizadas de gente que está en las listas voluntaria y conscientemente, targetizada temática y geográficamente, y ofrecer a los usuarios solamente aquello que les importe o pueda gustarles.

Y sobre todo… ¡no se le repite 20 veces ni se tiene la desfachatez de pedir que se haga eco de ello! Sinceramente, si no estuviéramos dentro del sector y no lo considerase un poco deseleal, os diría a qué campañas concretas me estoy refiriendo. Pero, ¿cuántos no lo sabréis ya, con las papeleras llenas hasta la bandera?