Ya está anunciado en el blog de Twitter: se preparan nuevas versiones para francés, italiano, alemán y español. Pero dado que Twitter es una empresa 2.0, pide a los usuarios colaboración a la hora de traducir la red social.

¿Nos salvaremos de una avalancha hoigan? Esperemos que sí. Para luchar contra las malas traducciones, lo mejor es que los usuarios más filológicos echen una mano: en el blog de Twitter encontramos la forma.

La traducción de Twitter se desarrollará como sigue: primero un pequeño grupo de voluntarios invitados hará sus propuestas de traducción. Los desarrolladores de Twitter también podrán acceder a este pool de traducciones, con el fin de que las aplicaciones que se creen basadas en Twitter cuenten con versiones en distintos idiomas.