Los usuarios de Twitter y Facebook tendrán un cine virtual

La compañía cinematográfica Paramount acaba de abrir las puertas de un cine virtual en Alemania llamado Twittkino.de. En esta web se mostrarán trailers, estrenos de películas y otros eventos relacionados con el mundo del cine.

Para acceder a Twittkino.de, será necesario tener dada de alta una cuenta en Twitter o en Facebook. No se le exigirá al usuario una suscripción adicional al servicio. La interfaz de Twittkino.de integra a las redes sociales Twitter y Facebook y permite la publicación de mensajes en tiempo real.

El site comentado ofrecerá al usuario material en exclusiva. De este modo, cuando tenga lugar el estreno de alguna película de Paramount, se tendrá la posibilidad de seguir en directo desde la web. Además, los usuarios tendrán la oportunidad de enviar preguntas a estrellas de cine. Con el tiempo se irán incorporando a la página concursos y otros contenidos exclusivos.

Una visita a Twittkino.de aumentará la predisposición del usuario a ir después al cine, asegura Sandra Funck, directora de marketing de Paramount. Además, en Twittkino.de se puede hacer todo aquello que se hace habitualmente en una sala de cine de verdad: invitar a amigos, discutir sobre las películas, comprar palomitas y disfrutar de los tráilers de nuevos filmes. Se trata de un proyecto muy interesante y estamos convencidos de que atraerá al usuario, añade Funck.

El país germano es el primero donde Paramount lanza una plataforma de cine virtual. En Estados Unidos durante el próximo otoño.

Fuente: Marketingdirecto

Behavioural, ReTargeting… una buena noticia, sobre todo para las redes

En su columna de este mes en la revista Interactiva, César Núñez, CEO de Addoor, habla de la innovación en display, un campo en el que parece que se tiende a hablar menos de la novedad, hasta el punto de que parece algo automatizado. Sin embargo es un área en que existe una gran competencia (google adwords mediante), y por tanto se hace necesaria una investigación constante en busca de modelos lo más personalizados posible.

Según Núñez, «los anunciantes aún no se han metido a comprar masivamente rotaciones a precios bajos.» Aunque dudas anticuadas como el “brand safety” se están superando, hay temor a la inefectividad por saturación, que frena la compra masiva de banners en redes sociales.

La columna acaba explicando por qué el Behavioural y el ReTargeting son dos técnicas para sacar rendimiento al anuncio, y cómo funcionan a favor tanto del publisher como del anunciante. Las redes de publicidad que emplean la Long Tail en su catálogo de sites, al tener una alta tasa de renovación de usuarios, se convierten en la solución a los problemas de saturación de los megasites.

Puedes leer el artículo completo aquí.

Pocos escritores a la vanguardia de los contenidos digitales

Hace unos meses la última novela de Elfriede Jelinek, premio Nobel de Literatura, se publicó en su página web antes de tocar las librerías. En España, Alberto Vázquez-Figueroa, uno de los más vendidos en todo el mundo, ha decidido publicar su nueva novela en Bubok.

El sector literario es uno de los más reacios a penetrar en Internet. El libro es un objeto muy valorado, y los lectores prefieren tenerlos en papel, editados con calidad… Un libro en .pdf en la pantalla del ordenador, o impreso en flolios de offset, nunca podrá competir con el atractivo de un ejemplar bien editado.

Pero existen y son cada vez más populares los soportes como Bubok, donde los escritores publican online sus libros en pdf (a precios muy bajos) y dan al lector la opción de comprarlo en impresión bajo demanda, enviándosele el ejemplar a casa. Esta es una buena forma de aunar libro online y físico, un equilibrio que borra la amenaza que representa para los escritores y lectores la suplantación del ebook.

Algunas editoriales combinan la impresión bajo demanda con la tradicional. Aquí un ejemplo.

Además, las ganancias de un autor editando por ejemplo en Bubok son cuatro veces mayores que las de uno que edita con una editorial normal. Alberto Vázquez-Figueroa ya ha traspasado todos sus títulos a Bubok, donde pueden conseguirse a precios bajos. ¿Seguirán otros autores reputados sus pasos?

Fuente: El Mundo