La primera red social de bodas

En la actualidad las redes sociales están de moda, es por ello por lo que éstas proliferan en internet, especializándose y dirigiéndose hacia colectivos que tienen intereses comunes.

Las redes sociales han provocado que los profesionales a la hora de comunicarse con sus públicos lo hagan a través de estos nuevos medios. Por otro lado es de agradecer por parte de las empresas del sector del marketing y la publicidad, ya que al existir comunidades con targets específicos, les permite localizarlos con mayor exactitud.

La creación de las redes sociales se fundamenta en segmentar por gustos o afinidad (viajeros, profesionales, jóvenes …).

Todo esto es lo que ocurre con Nuvisystem, una red social española que surge para que entre aquellas que han sido novias y aquellas que lo serán puedan compartir inquietudes sobre cómo será su boda, dónde la celebrará y cómo de diferente será.

Fuente: ElRinconDelPublicista

Los usuarios utilizan Facebook para informarse sobre alguna marca

Los resultados de la segunda oleada del estudio Observatorio de Redes Sociales realizado por The Cocktail Analysis destacan la positiva presencia de las marcas en las redes sociales, además la publicidad no se percibe como invasiva. Incluso uno de cada 3 usuarios puede llegar a considerarla interesante o divertida.

En la red social Facebook las marcas se han convertido en un factor más de networking. Alrededor de la mitad de los usuarios de la red social declaran unirse y seguir la actividad de las marcas. Además, el uso de Facebook como plataforma de referencia a la hora de buscar información acerca de una marca es cada vez más relevante, ya que el 40% de usuarios han utilizado alguna vez la red.

Según los resultados del estudio, las acciones publicitarias que tienen beneficio económico son las más aceptadas por los usuarios. Un 70% de los encuestados se muestran interesados en ellos.

Viajes, locales de ocio, tecnología e informática, ropa y complementos, son las categorías de producto más aceptadas para llevar a cabo las acciones publicitarias en la red social, siendo a su vez bien acogidas por dos de cada tres usuarios.

Los datos obtenidos resumen que las redes sociales comienzan a adquirir un carácter de plataformas de consulta de marcas o productos. Las opiniones y comentarios generados en las redes sociales cuentan con la confianza del usuario en la medida en que son emitidas por su entorno más próximo, es decir, conocidos, amigos, familiares etc.

Según los datos que aporta The Cocktail Analysis dos de cada tres encuestados otorgan confianza a Facebook por encima de otros soportes más clásicos.

Fuente: Puromarketing

Las prisas 3.0. Tenemos 2.0 para rato, así que be easy!

Llevamos bastante tiempo escuchando previsiones sobre la llegada de lo 3.0, y más todavía, sobre el final de la era 2.0. ¿A qué viene todo esto? Las previsiones y avisos parecen un poco exagerados, como si algunos gurús tuvieran ilusión con la llegada de esta nueva interactividad en red y tirasen de ella para que llegue antes.

La web 2.0 se impuso de forma natural. Las nuevas tecnologías de programación web, el ancho de banda y los propios intereses de los usuarios, que fueron congregándose alrededor de los sites que les permitían relacionarse de forma «más parecida al offline»… Las razones para el advenimiento de la era 2.0 son eminentemente prácticas. Empezó a estudiarse este cambio operado en la forma de comportarse de los usuarios cuando ellos ya lo hacían. Compartir contenidos, recibir respuestas, de lo unidireccional a lo bidireccional. 2.0.

¿Entonces qué cambio operará? ¿Qué es 3.0? Jeffrey Zeldman empleó por primera vez el término en 2006 (dos años después del lanzamiento de Facebook, y el año que empezó a funcionar Twitter) para referirse al futuro: web con nuevas relaciones de datos, inteligencia artificial (que muchos tachan de ciencia ficción), y desarrollo 3-D.

Más tarde, se añade también un cambio mucho más realista: el punto de acceso, que con las nuevas tecnologías de conexión (teléfonos, televisión, coches y sin duda muchos aparatos domésticos en el futuro próximo) dará al internauta servicio casi desde cualquier ángulo y momento de la vida diaria. Pero esto, lejos de ser un cambio de planteamiento, es algo que perfectamente podemos añadir al 2.0 (como ya ocurre con los usuarios de Twitter, que actualizan desde su teléfono)

Con todo, parece un poco difuso llamar 3.0 a algo que todavía no se ha implantado, y el término tiene pinta de cajón de sastre donde irán metiendo todo lo que se les ocurra, cualquier innovación sorprendente que nadie esperaba.